La Ministra y su pensamiento jurídico, no pesquero y menos acuícola

Autor: Francisco J. Miranda Avalos, Presidente de la J. Directiva de la ONG Oannes

lunes 27 de enero de 2020

La Ministra y su pensamiento jurídico, no pesquero y menos acuícola

El pasado viernes por la mañana, me llamo un amigo para que lo acompañara a hacer pesca submarina, hizo una oferta que no puede resistir, y el mismo viernes por la tarde, arrancamos hacia el norte en búsqueda de algunas caletas aparentes para dormir en una pequeña carpa y meternos al mar el sábado a primera hora. Hacía tiempo que no dormía en la arena, desperté sin dolores y totalmente despejado.

Para ser breve. La captura matutina nos dio un par de pulpos, unas 4 buenas pintadillas y un par de chitas de más de medio kilo. No está mal para un par de buzos sesenteros que ya no bucean tan frecuentemente como antes. Pero había que regresar a Lima, el domingo había elecciones. Ni cortos ni perezosos almorzamos en un buen restaurante de carretera en Chancay y por la noche ya estábamos en casa, y yo guardando en mi refrigerador un pulpo y un par de buenas pintadillas.

Más de 24 horas sin internet, chats, correos, noticias, televisión. Es algo verdaderamente fascinante.

Con el pasar del tiempo, me aburro más seguido al leer algunas comunicaciones. Desde que escribo editoriales en Oannes, hace ya 23 años. Recibo siempre muchos comentarios, los comentarios son buenos en general, no importa si están de acuerdo o no con lo dicho. Lo que importa es que opinan. Y más de una vez una o más opiniones contrarias me han llamado la atención, principalmente por la forma en que argumentan su posición o sobre qué elementos la sustentan.

El sábado por la noche cuando prendí mi celular encontré cientos de mensajes de chat, otras tantas llamadas de telefónicas, correos electrónicos o comentarios en el Facebook o en Lista Oannes. El tema: el IMARPE y la Ministra Barrios.

Casi a la media noche del sábado, me llamo un gran amigo, buzo también para pedirme que escribiera otra editorial, donde diera respuestas a todo lo publicado por los medios, que el consideraba puras “medias verdades” malintencionadas. Alegue que ya había expresado mi opinión, y que cientos de personas se habían manifestado respecto a mis opiniones de diversas formas y que incluso algunos se habían tomado el trabajo de enviarme correos o chats con insultos e incluso amenazas. Y aunque estoy acostumbrado a eso, le comente que me mortifica, porque no tengo una lancha de pesca, ni un negocio de compra de pescado para entrega a plantas o al mercado, tampoco una planta de procesamiento de productos o subproductos. Mi vinculación con la pesca, son las consultorías a empresas que me conocen bien, y las compras que hago por cuenta de mis representados extranjeros de productos congelados, básicamente pota…pero la gente que me ataca, me califica como cree, sin entender siquiera por qué digo lo que digo.

Mi generoso amigo que no esta relacionado con la pesca industrial, sino mas bien con la artesanal, me increpo halagándome. “Pancho escribe lo que piensas, yo sé que preferirías estar en el mar que frente a una computadora, pero tu amplio conocimiento sobre el sector y la información que manejas, te permite ser analítico, mas desapasionado que los demás y finalmente escribes bien”. No negare que a mi ego le cayó perfecto semejante halago.

Pero no termino ahí. “Tú entiendes cosas del mar y del sector que no entienden o no saben los demás, y los que te leemos queremos conocer tu percepción, tu análisis de la situación, estás haciendo historia con lo que escribes, pero sobre todo docencia para las futuras generaciones”.

Es fácil levantar la autoestima con comentarios así. Pero para escribir primero me obligo a leer mucho sobre el tema, llamo a otros amigos que son expertos en diversos temas de pesca y acuicultura, y comienzo a construir la estructura del artículo, que en realidad lo tomo más como una catarsis ante la frustracion de ver que un sector que deberia avanza en una direccion para beneficiar a todos, solo va en sentido contrario.

Hay una frase que se achaca al Generalísimo Don José de San Martin, y algunos consideran que la elaboro después de la Conferencia de Guayaquil, es una interesante definición de la soberbia: “La soberbia es una discapacidad que suele afectar a pobres e infelices mortales que se encuentran de golpe con una miserable cuota de poder”.

Es mi opinión, que todo lo que está sucediendo respecto a las diferentes actitudes de la actual ministra de la producción, están envueltas en el papel regalo de la soberbia. Pueden o no estar de acuerdo conmigo, no me importa, no soy político, no aspiro a la política y la verdad es que la opinión de personas que son incapaces de sustentar su pensar, tampoco me interesa.

La ministra Barrios parece una buena política. Es fácil, solo hay que ser demagogo; decirle a la gente lo que quiere escuchar o lo que quiere creer. Entonces recibirá muchos aplausos. Pero el ser buen político, no garantiza que administrara adecuadamente la pesca y la acuicultura peruana. El demagogo, solo vende ilusión.

Quizá esta sea una editorial extensa, pero vamos a tratar de analizar el tema en 5 puntos y con la mayor objetividad aunque algunos no crean en ella.

1) El comienzo de la segunda temporada de pesca 2019 y la decisión de la cuota.

Para entender mejor lo que ha pasado, debemos remontarnos al Informe de la “Situación del stock Norte-Centro de la Anchoveta peruana (Engraulis ringens) al 05 noviembre de 2019 y perspectivas de explotación para la segunda temporada de pesca 2019” que está publicado en: (http://www.imarpe.gob.pe/imarpe/servicios/informes) - Oficio N° 635-2019-IMARPE/CD.

Dicho informe, reporta que el Instituto del Mar del Perú, considera que la biomasa total de anchoveta detectada a octubre es de 8.34 Millones de Toneladas. Pero también dice a la letra: “La anchoveta se distribuyó en tres grandes zonas claramente diferenciadas, la primera entre Talara y Pacasmayo, la segunda entre Pacasmayo y Supe y la tercera entre Supe y San Juan. El stock está conformado por individuos cuyas tallas fluctuaron entre los 2.0 y 17.5 cm de longitud total, con moda principal en 9.5 cm y modas secundarias en 11.5, 14.5, y 2.5 cm. El porcentaje de individuos con tallas menores a 12 cm, es de 67 % en numero y 33% en peso. Los indicadores de la actividad reproductiva IGS (Indice Gonosomatico) y FD (Fracción desovante) evidenciaron que el proceso reproductivo del stock se mantuvo intenso durante el mes de octubre, después de llegar a su máximo durante el mes de setiembre. Los indicadores de la condición de la anchoveta tuvieron comportamientos diferenciados, observándose que desde el mes de junio el FC (Factor de Condición, que es un indicador del nivel de bienestar del pez) se encuentra a nivel del patrón histórico, mientras que durante todo el 2019, el CG (Contenido graso, que es un indicador de su reserva energética) se ha encontrado debajo de su respectivo patrón. En función a lo expuesto, se recomienda considerar las medidas de manejo necesarias para garantizar la protección de la fracción juvenil del stock y la actividad reproductiva”.

La última frase es elocuente: “se recomienda considerar las medidas de manejo necesarias para garantizar la protección de la fracción juvenil del stock y la actividad reproductiva”. Pero además es recurrente en el informe, porque es una de las dos recomendaciones finales del mismo, como textualmente reproduzco.

“RECOMENDACIONES.
-Para la determinación de la cuota de pesca, debe tenerse en cuenta que la tasa de explotación no debe superar el 35%.
-Considerar las medidas de manejo necesarias para garantizar la protección de la fracción juvenil del stock.”

Pero hay un detalle importante, la “Tabla de Decisión”, aunque se presenta en el informe como Figura 28, no se explica adecuamente para un lego en materia pesquera, como lo puede ser una abogada en el despacho ministerial. Y aunque en las Conclusiones, se anuncia el arribo de ondas Kelvin Cálidas, el IMARPE acepta el pronóstico de modelos climáticos que en promedio auguran condiciones neutras para el verano 2020. Que algunos legos podrían entender como “vienen las ondas kelvin y no pasara nada”. Pero el IMARPE no dice eso.

La “Tabla de Decisión” es una herramienta fundamental para la toma de decisiones que le corresponden al Ministro (a) de la Producción, por que analiza posibles niveles de tasa de explotación, la biomasa desovante que quedaría disponible después de la temporada, la biomasa desovante objetivo y limite y finalmente el nivel de riesgo de tener una biomasa desovante menor a 5 millones de toneladas asociado a la elección de cualquier tasa de explotación.

En pocas palabras el IMARPE le está diciendo a la Ministra que cualquier cuota que dé, no debe ser superior al 35% de la Biomasa detectada. Es decir 2,91 Millones de Toneladas es el límite máximo. La ministra aposto por la cifra más riesgosa, y la dividió en la cuota para CHI y para CHD. Pareciera que nadie le dijo que podía haber elegido una cuota con riesgo menor, como por ejemplo, el 15 % del total de la Biomasa que hubiera sido 1.25 Millones de Toneladas.  Una cifra que además de precautoria ante los reportes de abundancia de juveniles y peladilla (2.5 cm), era conveniente a la situación de mercado de la harina y aceite de pescado, que estaba a la baja con los enormes stocks sin vender de China y la enfermedad porcina que reducía su demanda.

Días después de darse la cuota, muchos pescadores y propietarios de embarcaciones, estaban sorprendidos por la decisión de la ministra. ¿Tanta cuota?...me decían. Sin embargo los primeros días, la mayoría de las capturas fueron de adultos que sobrepasaban los 13 cm. Nada hacía suponer que las condiciones oceanográficas cambiarían de golpe…salvo la última conclusión de IMARPE respecto al arribo de ondas Kelvin Cálidas.

La ministra asumió una responsabilidad política que le correspondia, al decidir el tamaño de la cuota, con el factor de riesgo más alto. Recordemos que el IMARPE investiga, analiza y propone, pero el PRODUCE decide.

2) Lecciones aprendidas y la peladilla no detectada.

La estadística que el IMARPE lleva durante la temporada de pesca, corresponde a las descargas, por lo tanto solo se contabiliza lo que queda en la bodega y es transferido a la tolva para su pesaje. La peladilla (menor a 2.5 cm) no se contabiliza porque queda “enmallada” en su mayoría. Lo que significa “desamallar” una tarea que los pescadores odian porque es muy trabajosa.

Hace algunos años, leí un informe hecho por el IMARPE respecto a la peladilla, no he podido encontrarlo, la verdad no recuerdo al autor ni el título. Pero seguramente alguno de los co-listeros de Oannes, se dará la chamba de encontrarlo. En dicho informe me parece (y esto es subjetivo) que se calculaba que la peladilla podía representar entre un 20 y un 30 % del total de la captura, sobre todo en la segunda temporada de pesca del año. Pero era un estimado y según recuerdo la recomendación era crear una modelo para calcularla con más exactitud.

Para evitar las capturas de juveniles y entre ellos “peladillas”, se han propuesto diversos métodos, como la incorporación de redes cuadradas o dispositivos de alta selectividad en la parte superior del boliche, donde generalmente se concentra la abundancia de peladilla. Algunas pruebas se han hecho, pero hasta donde conozco, estas pruebas no mostraron mucha efectividad, porque se hicieron cuando no hubo abundancia de peladilla o juveniles y según algunos pesqueros, eso no valida o desacredita, la eficiencia de estos dispositivos que permiten el escape de juveniles de la red.

El único método que aceptamos por ahora, es cerrar la pesquería en la zona, lo más rápido posible, para evitar la depredación, porque no existe método aun para detectar la composición de un cardumen y diferenciar claramente los porcentajes de cada talla antes de lanzar la red. Un sistema anterior multaba a la embarcación o al capitán que arribaba con un alto porcentaje de juveniles a puerto. El temor de la multa era tal, que muchos capitanes, devolvían la pesca al mar, para no incurrir en multas. Lo que por cierto era un terrible acto depredatorio. Las bitácoras electrónicas y los cierres de áreas, han sido un instrumento eficiente para impedir daños a la pesquería.

El IMARPE debería poner las barbas en remojo y poner empeño en analizar otros métodos de captura que permiten el escape de juveniles y si es posible desarrollar uno adecuado a nuestra pesquería de anchoveta.

3) Matar a la gallina de los huevos de oro; la acusación a IMARPE de haber “inflado” cuota de pesca de anchoveta.

Cuando uno lee con detenimiento el informe del IMARPE puede encontrar algunos errores de forma, pero no de fondo. Y contra lo que muchos piensan, “inflar la cifra de cuota” no le interesa a nadie, ni a pescadores, ni a armadores, ni a industriales. Resulta muy fácil y rentable para la prensa que no entiende esto, tener un titular así. Independientemente del enorme desprestigio que significa denunciar penalmente a funcionarios del IMARPE por una presunta adulteración de datos, que “supuestamente beneficia a terceros”. Cuando en realidad no beneficia a nadie, por que ningun empresario con dos dedos de frente pensaria en matar a la "gallina de los huevos de oro". Menos en un mercado de harina y aceite de pescado a la baja. Que las empresas quieran inlfar la cifra de cuota para pescar mas, es una premisa falsa. Por el contrario, todos estan interesados e invierten en la sostenibilidad del recurso.

Se asume que los pescadores, comenzaron a reportar altos porcentajes anchoveta juvenil (y peladilla) y que su demanda a las autoridades de suspender la temporada de pesca fue determinante. Pero no solo el informe del IMARPE anunciaba eso y el no encontrar la abundancia de anchoveta adulta de los primeros días de pesca, sorprendía enormemente a los capitanes de pesca, que también advirtieron a sus empresas y muchas de ellas optaron por no salir a pescar. Pero eso no se dice porque malograría el titular.

Funcionarios de la Oficina de Prevención y Lucha contra la Corrupción de Produce, detectaron que el 17 de enero se registró la manipulación de una computadora con el supuesto propósito de borrar evidencias. Aduciendo que “El equipo informático en cuestión fue formateado por una persona no autorizada (...), perturbando la constatación de dato sobre el estudio científico (vinculado) con la segunda temporada de pesca de anchoveta de 2019. Y esta acción constituiría sospecha razonable de la comisión de un hecho punible que tendría por finalidad el ocultamiento de elementos que evidenciarían que la investigación científica que determinó la autorización del inicio de la segunda temporada contendría conclusiones equívocas”, reportó el procurador de Produce.

Pero otra vez, lo que no dice la información y si nos dice un oceanógrafo erudito, es que la "data de calas" que menciona la ministra y alude la procuraduría, no tiene usos cuantitativos, esa data no interviene en la estimación de biomasa (que además, según el informe de IMARPE en noviembre, fue efectuada con el método de balance poblacional, que es un modelo, un conjunto de ecuaciones, la data que se usa para eso NO viene del crucero), no es por tanto una información relevante.

Lo relevante en cambio, es que la Ministra de la Producción, ha encontrado hábilmente y como buena abogada que es; a quien achacar su responsabilidad política, mediante una denuncia penal, que todos saben que no prosperará, pero que le sirve para sembrar las dudas en la institución que pretende reformar y a la que le está destruyendo su prestigio logrado en más de 20 años de esfuerzo y dedicación.

"Salva tu pellejo y al diablo el IMARPE", parece ser su pensamiento. Que se investigue lo que se tenga que investigar, pero que la prensa luego recuerde publicar los resultados de la investigación, si no resulto como esperaban. Nosotros pensamos que defender el prestigio insitucional del IMARPE es vital para asegurar la sostenibilidad de la anchoveta.

4) El capricho y las medias verdades de la Ministra.

Según la Ministra, El objetivo del Decreto de Urgencia 015-2020 tiene como propósito “mejorar y fortalecer el rol y la gestión del Instituto del Mar del Perú (...), mediante el ajuste de la conformación de su Consejo Directivo, la regulación de la estructura orgánica básica y otras disposiciones”. En esa línea, el Decreto de Urgencia precisa que ahora el Consejo Directivo de IMARPE estará compuesta por el presidente ejecutivo, un representante de la universidad peruana, otro representante de la Dirección de Hidrografía y Navegación de la Marina, dos científicos o profesionales relacionados con las actividades de IMARPE, un representante del Instituto de Investigaciones de la Amazonia Peruana (IIAP) y un representante del Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (CONCYTEC).

Una amiga suspicaz nos hizo notar que justificar el DU con el argumento de que hoy la designación del Presidente del Consejo Directivo es a criterio del Ministro de la Producción y por tanto sujeto a manipulación política. El reciente DU que modifica ese nombramiento, específica que será por concurso público, y por un periodo de 4 años para dar estabilidad a ese cargo.

Sin embargo, la ministra no dice que el artículo 3 del DU incorpora el artículo 11-A2 , que indica que la remoción de cualquier miembro del Consejo Directivo (y su Presidente es uno de ellos) puede ser entre otros, por motivo de “pérdida de confianza de la autoridad que lo designo”. En pocas palabras, el presidente seleccionado por concurso y designado por 4 años puede ser removido en cualquier momento por el Ministro de la Producción, aduciendo la “pérdida de confianza”.
¿Dónde queda el argumento que esté DU garantiza evitar la manipulación política de ese cargo? Y lo mismo aplica para todos los otros miembro del Consejo Directivo.”

Creo que la suspicacia de mi amiga, se queda corta. Nosotros desde hace mucho venimos diciendo que existe una campaña para desprestigiar al IMARPE como institución y que creemos que esta campaña está liderada por ONGs de filosofía “Proteccionista”, que no tienen representatividad entre los peruanos, pero si mucho dinero de filántropos millonarios.

Ya hemos explicado nuestra forma de pensar en nuestra última editorial “La ineludible responsabilidad política ministerial” (http://www.oannes.org.pe/editorial/la-ineludible-responsabilidad-politica-ministerial/)

La filosofía “Proteccionista” lleva los niveles de la protección de la vida a una escala superior, donde la vida es para contemplarla y los animales o plantas no deben considerados como recursos. Aunque en el fondo lo son, por que la estructura que fomenta para la sostenibilidad de la vida se basa en el turismo, donde los seres vivos, son el recurso principal…para la contemplación claro.

5) La independencia y autonomía que debe caracterizar al ente científico, para evitar que quede sujeta a presiones políticas y privadas.

Este parece ser un caballito de batalla de la Ministra y en este montaje, la prensa y diferentes opinologos, se aventuran a basurear la formación de un oficial de la Marina de Guerra del Perú, usando frases “cliché” de todo tipo, renovacion del IMARPE, fuera los marinos, los civiles deben gobernar a los militares, etc. Pero olvidando que para llegar a Vicealmirante, hay que pasar más de 35 años al servicio del país, sus intereses. En una institución con una historia indiscutible plagada de heroicidad y de amor al país. Es una carrera profesional donde la meritocracia prima, donde los valores nacionales se cultivan día a día, y donde la preparación de los oficiales es fundamental. ¿Por qué no confiar entonces en un Vicealmirante, que ha sido formado con valores por el estado, para servirle, la responsabilidad de presidir tan importante institución? Pero eso ya lo hemos dicho.

Los detractores dicen “que si es tan capaz, que concurse, como otros”. Claro que sí, podria postular un marino retirado, pero... ¿Quién hace los términos de referencia para el concurso publico? ¿Cuáles serán esos términos de referencia? ¿Cómo mido la honorabilidad del postulante?

El DU nos deja muchas dudas y refleja serias contradicciones, entre ellas el poder que ostenta el PRODUCE para nombrar al Presidente del IMARPE y removerlo por “pérdida de confianza”, si PRODUCE es parte política interesada ¿Por qué es juez y parte?

La Ministra y su pensamiento jurídico, no pesquero y menos acuícola, solo la alumbra para una denuncia penal que no tiene pies ni cabeza, pero que es “carnecita para la prensa”. Su proceder demagógico, pretende esconder todos sus desaciertos y eludir su responsabilidad política en una decisión administrativa compleja como es determinar la cuota permisible de pesca.

Hay problemas muy serios en pesquería y acuicultura nacional que perjudican su desempeño y futuro. Ya hemos hablado sobre la problemática del atún, la de los moluscos bivalvos, la mala concepción de los DPAs, la presencia de dos actores diferentes dentro de la pesca artesanal, la pretendida e irregular fusión de fondos concursables de innovación, su incapacidad para tomar decisiones sobre la pesca en el sur del Perú que solo favorece a la pesquería Chilena. Etc…la lista es larga.

Si el concurso público, asegura la eficiencia e imparcialidad de un sector, comencemos por elegir a los ministros de la PRODUCCION por concurso público…pero los términos de referencia los debemos hacer los pesqueros y acuicultores. Basta ya de improvisaciones, la pesqueria y la acuicultura son temas tecnicos, no politicos.