La política pesquera de hoy: ¡No hagan olas!

Autor: Francisco J. Miranda Avalos, Presidente de la J. Directiva de la ONG Oannes

jueves 21 de noviembre de 2019

La política pesquera de hoy: ¡No hagan olas!

Hay que ser algo náutico para entender la frase que pinta el momento pesquero actual, así que pondré un ejemplo para graficar la idea, el resto lo dejo a su imaginación.

Cuando estas en una embarcación de baja borda, sea en el mar, rio o lago, y otra embarcación más grande y motorizada pasa a velocidad, comprendes inmediatamente que esa canoa de borda baja es para quien sabe nadar y está en ropa de baño. El nauta sabe que lo más importante…es el equilibrio, porque si no lo tienes, te voltearas.

¡No hagan olas!...es lo primero que le gritarían al piloto de la embarcación motorizada que hizo las olas y volteo la canoa. Es la frase típica de quien está por perder el equilibrio, o ya lo perdió.

“Descartamos totalmente el ingreso de la pesca industrial en las millas 1 y 5 del litoral peruano, ya que esa zona está destinada exclusivamente a la pesca artesanal”, señaló la titular de Produce, Rocío Barrios”…al menos eso es lo que dice el diario La República, del 18 de noviembre.

Pero las cinco millas se crearon para la protección del área de reproducción de muchísimas especies del mar peruano, que desovan en el borde costero y también para el cuidado del crecimiento de sus juveniles. La pesca artesanal estaba permitida en esa área por su “bajo impacto”.

Pero eso del “bajo impacto” fue porque la pesca artesanal peruana en aquel entonces era relativamente pequeña y se limitada a pescadores artesanales de orilla (embarcados y no embarcados) que eran la mayoría, ya que se había sacado a los “vikingos” de la pesquería artesanal.

Hoy ese “bajo impacto” ya no existe, han pasado más de 20 años. Hoy hay muchísimas embarcaciones dentro de la categoría "artesanal" propiedad de armadores que afectan directamente un ecosistema muy delicado y biodiverso como el del borde costero. Muchos empresarios encontraron en la forma como estaba estructurada la norma; el agujero para ganar mucho dinero. Son dueños de una o más embarcaciones en las que dan trabajo de manera informal a miles de personas, sin seguridad social, sin sanidad a bordo, sin habitabilidad, sin seguridad para la vida.

Muchos de estos "armadores artesanales" no pagan impuestos o derechos de pesca, no tienen control satelital en sus embarcaciones, por tanto el ministerio no sabe dónde pescan. Son una nueva oligarquía pesquera que nadie controla, pero que ha surgido, producto de los beneficios que el caos del sector pesquero artesanal le ofrecía.

Jamás las cinco millas se crearon para la "pesca artesanal". Su propósito era proteger el la reproducción y crecimiento de los juveniles de diversas especies no a la pesca artesanal…ya lo he dicho.

Esta gente hace lo que se les da la gana en el mar y gracias a la Internet existen muchos videos que lo demuestran.
En este video (https://youtu.be/bEkUuY098e0) se ve a pescadores artesanales de orilla denunciando a bolichitos por pescar lornita (o lornas de pequeño tamaño) dentro de las 5 millas marinas.

Y en este otro (https://www.facebook.com/Toribiomm/videos/10215995534185139/) del 11 de setiembre del 2019, compartido nada menos que por el Sr. Toribio Mamani, quien ha acusado por años a la pesca industrial de invadir las cinco millas defendiendo los intereses chileños en el sur del Perú. No le queda otra cosa que reconocer que “Pinteros” o “pescadores artesanales de orilla” sorprendieron a un bolichito escogiendo y botando pescado de tallas pequeñas, porque además de usar redes de medida ilegal pescaban con macaco, y la pesca artesanal según lo define la ley debe hacer con predominio manual, no con equipos.
Parafraseando al mismo señor Mamani; los bolichitos artesanales están siendo considerados por los propios pescadores artesanales como los peores depredadores dentro de las 5 millas marinas. Aunque explica que algunos armadores artesanales en su defensa argumentan que no son todos. Pero tampoco hacen nada para corregir esta situación. Convirtiéndose con su silencio en cómplices de la mala pesca en el sur de Perú.

Pretender “destinar exclusivamente” un área de territorio marítimo a un grupo humano como estos armadores artesanales, es muy peligroso e irresponsable, porque mañana pretenderan reclamar derechos sobre las cinco millas y quien sabe hasta quieran cobrar peaje por pasar por ahí.

Cuando el presidente Martin Vizcarra, fue Gobernador Regional de Moquegua hizo declaraciones públicas respecto a la problemática del sur, que han quedado bien guardadas (https://www.youtube.com/watch?v=erQJxlLUdU4&feature=youtu.be). El IMARPE ha hecho varios informes a lo largo de la historia explicando que es posible para la pesca industrial ingrese hasta la milla 2 sin causar perjuicio a los caladeros de la pesca artesanal.

El IMARPE nunca ha dicho que la anchoveta que no se pesca en Perú, la pescan los chilenos. Pero todos los pesqueros lo sabemos. La misma contracorriente norte sur que lleva a tantos botes pesqueros peruanos a las fauces de la Marina de Guerra de Chile, lleva a la anchoveta del stock sur de retorno a las fauces de la industria pesquera chilena.

IFOP Chile, publico el BOLETÍN SEMANAL BIOLÓGICO - PESQUERO Nº 44 (REGIONES DE ARICA Y PARINACOTA A COQUIMBO) del 28 OCTUBRE al 3 NOVIEMBRE, 2019.
https://www.ifop.cl/wpcontent/contenidos/uploads/boletines/pelagica_zona_norte/2019/biologico-pesquero/INF_SEM%20_B-P_PPN_N%C2%B044-2019.pdf

En él se aprecia claramente que en esa región chilena se ha pescado en lo que va del año, nada menos  que 697.551 TM con más de 90 % de anchoveta para la reducción. El detalle, es que en Chile se pesca desde la milla 1.

Hemos hablado de esto muchas veces. Hay diversas editoriales nuestras que aluden a este tema y a los pseudo defensores de las 5 millas, que en realidad solo defienden los intereses de los bolichitos, propiedad de diversos armadores artesanales que hacen lo que se les da la gana. Y por supuesto los intereses chilenos directamente beneficiados por esta tan “populista” forma de gobernar.

Los bolichitos artesanales según las normas actuales deben pescar más allá de la milla 3, pero como no tienen control satelital, hacen lo que les da la gana hasta la milla 0. Y lo más fácil, le echan la culpa a la flota industrial, que tiene todos los controles y supervisiones.

Los propietarios de estos bolichitos, financian dirigentes y políticos para que defiendan su permanencia dentro de la pesquería artesanal, porque no pagan impuestos, ni derechos de pesca, etc., !es un gran negocio!. Argumentan que "son artesanales y que las 5 millas son de la pesca artesanal" y como artesanales tienen derecho a ese espacio. Pero hay un problema, el mar es de todos los peruanos, no de alguien en particular, sean personas jurídicas, naturales o comunitarias.

En el sur del Perú, por su especial y profunda batimetría, la pesca de la anchoveta podría darse desde la milla 2, sin problema alguno. Porque a esa distancia ya no existen las zonas de pesca del pescador artesanal de orilla (embarcado y no embarcado), que generalmente pesca sobre fondos rocosos cavernosos o rocosos planos con praderas de algas, que están entre los 0 y los 80 metros de profundidad. Y esos caladeros en la zona de Ilo y Arequipa especialmente, no se extienden más allá de la milla 1.

Aquí hay un detalle importante, algunos biólogos están estudiando la ubicación de la capa de oxígeno en el borde costero peruano, una línea determinante para la abundancia de vida. Y piensan que esa línea está en los 40 metros. Esto significa que la mayor biodiversidad se concentraria entre los 0 y los 40 metros de profundidad, o sea muy cerca de la orilla en el sur del Perú…basta ver algunas de las cartas de la Dirección de Hidrografía y Navegación, que muestran las isobatas…no un mapamundi como quiso alguna vez sorprendernos en una presentación el Sr. Juan Carlos Sueiro, Economista, hoy también alineado con los intereses de Chile.

Se alega por la estadística mal leída, que los desembarques de la pesca artesanal han crecido desde que no existen las denominadas “ventanas de penetración” que se suprimieron en el 2011.

La razón no es que hay más pesca para el pescador artesanal de orilla, aquel cuya actividad pesquera realmente tiene bajo impacto y nunca se aleja de la vista de la costa. La explicación está en el incremento de embarcaciones que se dedican a la captura de pota y perico, pero estas embarcaciones artesanales pescan fuera de las 5 millas, incluso algunos pescadores aseguran que pescan hasta las 400 millas.

La pesca para el pescador artesanal de orilla (embarcado y no embarcado) no ha crecido desde el 2011, por el contrario ha disminuido. Y la flota industrial acusada de la depredación no ha pescado en esa área desde ese año. ¿Qué ha pasado entonces?

Lo que pasa es que los fondos rocosos cavernosos y rocosos planos con praderas de algas, son los caladeros de la pesca artesanal de orilla, y estos están sometidos a una diversidad de malas prácticas, algunas reguladas otras no: Pesca con explosivos, irrespeto a las tallas mínimas, buceo nocturno de lenguado, traqueteo con redes apoyadas por buzos, destrucción de praderas de algas, los bolichitos artesanales que hacen lo que se le da la gana y el uso intensivo del chinchorro en los fondos arenosos. Y además la presencia de muchos buzos pulmoneros o con compresor de aire, que pescan todos los días su sustento y cada vez encuentran menos recursos, porque esos recursos nadie los ha estudiado, nadie quiere hablar de ello y nadie sabe cómo administrarlos. Y mientras descubren como hacerlo, las especies se van extinguiendo.

Ahora que las empresas industriales anchoveteras pagaran más derechos de pesca, habría que utilizar estos recursos en estudiar el borde costero para comprenderlo como es debido, este medio ambiente es importantísimo para supervivencia del pescador artesanal de orilla (Embarcado o no embarcado) y para el futuro acuícola nacional de especies nativas del mar peruano ingredientes fundamentales de nuestra gastronomia. 

La Cámara de Comercio de Arica, premio a Radio Altamar de Ilo por la infatigable labor de Toribio Mamani Machaca, engañando a la población ileña durante años, echándole la culpa a la flota industrial de la depredación de borde costero para que no pesquen desde la milla 2 (Chile pesca desde la milla 1) cuidándole así la anchoveta a las industrias pesqueras radicadas en Arica.

Hoy 6 empresas pesqueras peruanas tienen sus fábricas cerradas en Ilo, se han perdido más de 3,000 puestos de trabajo directos o indirectos, en una población de alrededor de 80,000 personas. Millones de Dólares perdidos en exportaciones, miles de Dólares que no se inyectan mas en la economía del puerto de Ilo. Pero desde Tacna podemos ver el humo de las pesqueras de Arica.

La Cámara de Comercio de Arica, debería considerar un premio súper especial, para la Ministra Roció Barrios y otro para el Presidente Vizcarra por su gran entusiasmo en proteger los intereses pesqueros chilenos.