Los diversos intereses de peruanos en la pesca y acuicultura

Autor: Francisco J. Miranda Avalos, Presidente de la J. Directiva de la ONG Oannes

lunes 24 de febrero de 2020

Los diversos intereses de peruanos en la pesca y acuicultura

Desde nuestra fundación, venimos diciendo; que todos tenemos intereses y saber cuáles son estos intereses, es importantísimo para ponerse de acuerdo en una discusión. De hecho cada vez que hemos participado en una mesa de dialogo, les decimos a los participantes que todos deben poner sus intereses sobre la mesa para poder negociar. Pero si alguien esconde sus intereses debajo de la mesa, la negociación será estéril y todos perderemos nuestro tiempo. 


No es malo tener intereses, es natural. Nuestra organización promueve el dialogo de partes dentro del sector marino pesquero y acuícola. Para eso existen todas las plataformas que creamos y mantenemos en internet desde hace 23 años; la Lista Oannes o nuestra página en Facebook, así como los diversos talleres que organizamos con universidades que forman profesionales de ciencias del mar en el Perú. Esa ha sido nuestra manera de adquirir conocimiento sobre el sector, promoviendo el dialogo para escuchar a todas las partes.


Esta lógica incluye mantener informados a nuestros lectores de todas las ocurrencias del sector en el Perú y en el mundo, es la forma de comparar nuestra situación con otras realidades y traer ideas nuevas a nuestro país. La información que publicamos siempre de manera gratuita y útil para la investigación, genera discusión y todos nos enriquecemos con esto. La labor de recopilar esta información la realizan nuestros voluntarios y es posible también, gracias a los convenios de cooperación interinstitucional que tenemos firmados con diferentes gremios, asociaciones, empresas, instituciones u organizaciones pueden difundir sus contenidos a través de nuestras redes de información y debate.


En nuestro primer libro, “Dialogo Organizado para el Desarrollo, la experiencia peruana en pesca y acuicultura” (https://www.amazon.com/Dialogo-Organizado-para-Desarrollo-experiencia-ebook/dp/B01DSL1J0C), publicado en Enero del 2016,  reportamos la ausencia total de dialogo en el sector e identificamos a seis “actores clave” o “grupos de interés” que deberían estar sentados en una mesa de negociación de manera frecuente, con el propósito de unir esfuerzos, encontrar coincidencias y trabajar juntos en el desarrollo del sector.





      • Académicos – (Profesores universitarios, colegios profesionales, ONGs y ODPs como IMARPE, FONDEPES, ITP, SANIPES e institutos superiores especializados)

      • Autoridades – (Policía Nacional, Capitanías de Puerto, Autoridad Portuaria, ANA y OEFA)

      • Gobierno – (Gobierno central, Gobierno regional, Municipalidades y servicios de agua y desagüe)

      • Empresas – (Asociaciones de conserveros, SNP, SIN, ADEX, SNA, Cámaras de Comercio, empresas pesqueras, acuícolas, empresas de servicios y de turismo costero)

      • Comunidad – (Colegios y asociaciones de periodistas, TV, Radio y medios impresos)

      • Pescadores y Acuicultores - (FIUPAP, OSPAS diversas, pesca industrial, pesquería de mediana escala, pescadores deportivos y otros)




Todo esto aún no se da como quisiéramos, aunque por cierto existe la Comisión Nacional Multisectorial Marítima, que incluye actores del gobierno y autoridades, pero excluye a todos los demás. Cosa que no sucedió durante los talleres que OANNES realizo entre el 2014 y 2015, donde participaron más de 2,000 representantes de todos los grupos de interés, en casi todo el territorio nacional y gracias a este esfuerzo publicamos nuestro primer libro. Desde entonces hasta hoy algunos actores han tomado conciencia de la importancia de construir un dialogo permanente entre todos estos “grupos de interés”.


Los intereses de la pesca industrial han cambiado desde hace tiempo, después de comprender que la sostenibilidad de una pesquería es un buen negocio a largo plazo, quien antes creía que los recursos del mar eran inagotables, se encontró con que si no invertía en estudiar sus principales recursos, para asegurar la sostenibilidad de los mismos, se estaría comportando con la tonta avaricia de aquel granjero que mato a la “gallina de los huevos de oro”, del conocido cuento infantil. 


Los intereses de los pescadores en general, siguen siendo los mismos de siempre, lograr que el mar les brinde su sustento. Sin embargo los pescadores artesanales también están evolucionando, porque están descubriendo que existen opciones interesantes como la acuicultura, el mejor ejemplo de ello es nada menos que Sechura en Piura, donde el crecimiento de la crianza de concha de abanico se ha convertido en un clúster poderoso. Las inversiones “no retornables” del estado peruano en fondos concursables como el Programa Nacional de Innovación en Pesca y Acuicultura (PNIPA), representan una interesantísima opción poco conocida, para continuar con este proceso evolutivo. Sin embargo la actividad pesquera del pescador artesanal de orilla, no está debidamente estudiada y la enorme biodiversidad del hábitat del borde costero, podría estar en peligro por diversas malas prácticas nacidas de la ignorancia o la desidia.


La creencia de que la pesca industrial es la única responsable de la desaparición de muchas de las especies del borde costero, dentro de las cinco millas, que luego llevan al pescador a aventurarse en la altura, es alimentada por enemigos de la industria de todo tipo, por supuesto gente con intereses debajo de la mesa, que ni siquiera se sienta en la mesa.


Nosotros después de estudiar durante 23 años las pesquerías y sus actores, creemos que la pesca industrial, no sería la única responsable de la falta de abundancia de peces y mariscos del borde costero, de hecho no existe prueba alguna de ello, solo suposiciones y decires, es decir mitos. Sin embargo que lo que sí es cierto es que la pesca industrial no ingresa a las cinco millas, y específicamente en el sur del país, después del 2011 en que se cerraron las zonas especiales de pesca, las especies del borde costero han continuado disminuyendo, como en todo el litoral peruano, así que este argumento se cae de maduro.


Hay otra explicación y está en la existencia de otros depredadores, que afectan probablemente más que nadie a la biodiversidad del borde costero. Comenzando por los pescadores submarinos, que inicialmente eran un grupo de deportistas no mayor de 100 individuos en toda la costa, y hoy son más de 3,000 pescadores que practican esta actividad, siendo la mayoría profesionales y muchos de ellos, buzos con equipos de aire comprimido, que no limita su permanencia bajo el agua y repasan día a día los fondos marinos. Hoy los deportistas a pulmón, pescadores de fin de semana, siguen siendo muy pocos, su impacto es mínimo y abogan por prácticas sostenibles y altamente selectivas, además junto con nuestra organización promocionamos un nuevo deporte, la PescaFotoSub a Pulmón, para documentar fotográficamente el borde costero (https://issuu.com/undergroundsurfer/docs/libro_pescafotosub_epub)


Pero no son los únicos como ya hemos dicho muchas veces, están también los que practican malas artes, como la pesca con explosivos. La gran mayoría de pescadores no respetan las tallas mínimas sea por ignorancia o desidia usando mallas de red de tamaños no permitidos, lo mismo pasa con los chinchorreros de orilla, o aquellos que usan zambullo o tronador, los traqueteros, pescadores nocturnos de lenguados y meros, o aquellos que depredan las praderas de algas arrancándolas de la raíz, destruyendo los hábitats de numerosas especies y por supuesto los bolichitos de bolsillo o las arrastreras del norte del país, mal llamados artesanales que no respetan a nadie y de los que tenemos varios videos difundidos.


Este último grupo en particular, no paga impuestos, no paga derechos de pesca, su cuota destinada al CHD, termina en CHI apelando a descartes, las condiciones de sanitarias en sus embarcaciones son terribles, los tripulantes no tienen ninguna protección a la vida humano o beneficios sociales y al considerarse artesanales pescan con sus redes hasta la milla cero, aunque hay una norma que les impide pescar dentro de la milla 3, que por supuesto no respetan. Este grupo acusa constantemente a la pesca industrial precisamente de todo lo que ellos infringen y en los últimos años se han convertido en un grupo poderoso económicamente gracias todo lo que no respetan y que la flota industrial si respeta.


Las universidades que considerábamos apáticas en aquel entonces, han mejorado su participación en general, aunque muy lentamente, con los procesos de adecuación a la nueva ley. Las capitanías de puerto que participaron activamente en nuestros talleres, han mejorado también en el ejercicio del control de la zona marina costera y nos consta que han realizado esfuerzos por comunicarse con los demás actores y entender sus posiciones.


Pero la prensa representante de la comunidad y el gobierno siguen realmente ausentes del dialogo de partes.


Los políticos que llegan o pretenden llegar al gobierno, se especializan en esconder sus intereses debajo de la mesa, para así acceder mediante el viejo estilo de la demagogia; a cargos públicos. Engañando a sus potenciales electores, diciéndoles lo que esperan escuchar, pero si intención de cumplir con sus promesas. Y la prensa simplemente no tiene mayor interés en el sector, si este no le genera la polémica suficiente como para promover la audiencia que produzca una mayor inversión en publicidad. El escandalo es un gran negocio para la prensa y a veces resulta ser precisamente quien lo promueve con su subjetividad y presunciones sin pruebas reales. “Saber un poco de todo” es un viejo lema periodístico que avala un “todismo” para nada analítico con la problemática de un sector tan complejo como la pesca y acuicultura que requiere de periodistas especializados. Mas en una de las pesquerías más importantes del mundo.


Como observadores que somos, comprendemos que engañar al lector que poco o nada sabe del sector con la satanización de intereses que no existen, se convierte en un interés de muchos que conjugan estos métodos con la pretensión de “matar al mensajero” cuando el mensaje que se lleva es analítico y producto de muchos años de estudio de una comunidad pesquera y acuícola diversa que no logra unir esfuerzos en intereses que le son comunes.


Aunque hemos estado muy atentos y seguiremos atentos al debate de nuestros lectores o miembros, Oannes expresara libremente su opinión como organización, porque obviamente también la tenemos, algunas veces coincidirá con la de uno, otras con la de otro y seguramente haremos más de un aporte con opiniones diferentes a las de ustedes. Pero lo que debemos tener claro es que después de 23 años de leer y escuchar a “perro, pericote y gato”, tenemos ya formada una opinión y mucho que decir sobre el sector.