Pandemia y terrorismo pesquero

Autor: Francisco J. Miranda Avalos, Presidente de la J. Directiva de la ONG Oannes

jueves 19 de marzo de 2020

Pandemia y terrorismo pesquero

“Difundir y promocionar una cultura orientada al desarrollo oceánico y mejor uso de cuencas fluviales y lacustres, mediante la utilización de cualquier medio de difusión público o privado”. Dice en nuestro folleto institucional, que tiene por lo menos 10 años; en la primera línea de los objetivos de Oannes como institución.


Cumpliré 24 años a cargo de esta organización el 2020 y el 2021, 25 años; por supuesto si sobrevivo al coronavirus de Wuhan. Y en todo este tiempo a cargo, hemos dirigido una política de gestión que ha permitido subsanar el déficit de presupuesto, que enfrentamos siempre en todos nuestros proyectos.


El proyecto más largo que hemos ejecutado (Institucionalización del Diálogo para el Desarrollo Costero y Rivereño) duro un poco más de tres años y permitió la publicación de nuestro primer libro: “Dialogo Organizado para el Desarrollo, la experiencia peruana en pesca y acuicultura”- https://www.amazon.com/Dialogo-Organizado-para-Desarrollo-experiencia-ebook/dp/B01DSL1J0C


Cuando se elaboró el presupuesto para ese proyecto, se estimó una inversión de algo más de 300,000 Soles. Pero solo se logró obtener un poco menos de la tercera parte de dinero. Por lo que utilizamos los fondos para cubrir honorarios y pasamos el sombrero de muchas maneras a todo el sector, región por región. Empresas como Industrial Don Martin, dueña de Conservas Carabela por ejemplo, pusieron el almuerzo en la Universidad Nacional José Faustino Sánchez Carrión, en Huacho, donde tuvimos más de 300 participantes en los talleres. Al final el proyecto, termino costando un poco más 360,000 Soles en sus tres años de ejecución. Pero la mayor parte del dinero paso directamente de los patrocinadores a los servicios que usábamos; Transporte, alojamiento y alimentación. Así trabaja una verdadera asociación sin fines de lucro, porque lo que le interesa es el cumplimiento de sus objetivos.


Oannes siempre ha tenido su fuerza en la extraordinaria red de contactos que ha creado y mantiene con 23 años de existencia, tenemos cientos de amigos y seguidores que nos apoyan en el Perú y el Mundo.


Y precisamente el último párrafo de los objetivos que se mencionan en nuestro viejo folleto institucional, ahora ya actualizado, dice también: “Mantener una red de comunicaciones estable y permanente, que integre las universidades, institutos de educación superior, institutos de investigación hidrobiológicos públicos o privados, empresas relacionadas con la actividad marina, fluvial y lacustre, docentes, profesionales, pescadores, acuicultores y estudiantes de todo el mundo”. Así que lo que decimos proviene de nuestros más de 30 mil seguidores y es una expresión representativa.


Más de una vez he comentado respecto a los miembros “silentes” de nuestra comunidad. Los llamamos así, porque son callados en público, pero se comunican directamente con nosotros para expresar sus puntos de vista, no siempre concordantes con los nuestros. Oannes se ha formado una opinión propia respecto al sector, asi que nos ganamos el derecho de expresarlo públicamente y lo hicimos.


A pesar de la “tregua” que nos impone la cuarentena por el coronavirus de Wuhan, debemos reconocer que la campaña de 18 spots de menos de 50 segundos, ha sido un éxito. Muchos de nuestros seguidores se han comunicado directamente con nosotros dándonos todo su apoyo.


Hemos expresado parte de lo que siempre decimos vía TV por Cable, y no solo por nuestras redes, cumpliendo con nuestro primer objetivo institucional y específico para esta campaña, desterrando mitos con datos fidedignos e incuestionables.


Nuestro mensaje ha sido claro y conciso; la industria pesquera peruana, ha trabajado mucho para ser legal y formal, ganándose su espacio y derecho a crecer. La lucha por alcanzar la sostenibilidad de la anchoveta se ha llevado hombro a hombro con el Instituto del Mar del Perú y 20 años de pesquería sostenible son la mejor prueba de este esfuerzo.


Pero a través de los años muchos administradores sin conocimiento ni visión pesquera han sido más que nada un obstáculo para el desarrollo de la pesquería o la acuicultura en general. Y además, las empresas pesqueras legales y formales, tienen que enfrentar una “campaña anti empresarial; donde todo empresario es delincuente hasta que se pruebe lo contrario" que linda con un terrorismo pesquero real, que ejecutan personas que se reunen con la ministra en estricto privado.


Lo cierto es que lo que no dijimos en los spots, lo dijimos ante la prensa. Y no es todo lo que tenemos por decir. El objetivo de llamar la atención de la prensa funciono y se cumplió.


Estratégicamente, otros objetivos también se han cumplido. Ahora muchos proveedores de la industria pesquera o acuícola comprenden que es importante trabajar con sus clientes, o de lo contrario, no tendrán clientes que proveer. Gracias a todos los proveedores de la industria que nos han llamado. Los visitaremos en breve.


Por PRODUCE más bien parece que paso una epidemia de “paranoia”, que gracias a Dios, solo afecta a algunos desdichados funcionarios públicos. Recibimos decenas de comunicaciones de muchos antiguos miembros de Oannes. La alarma era porque la sección: “Directorio de Profesionales” contenía una base de datos de más de 6,000 registros de profesionales del sector pesquero, acuícola o marítimo, miembros de Oannes que se habían anotado voluntariamente a través de los años. Por lo que algunos sabuesos de la ministra comenzaron a hurgar en ella para buscar a los “dateros de Oannes” y sacarlos del PRODUCE.


Lo pintoresco del asunto, es que esa base de datos está totalmente desactualizada y contiene muchos correos que ya no existen, así como personas que se han inscrito varias veces con correos diferentes. La dirección de Oannes decidió remover la base de datos de la vista pública para que la insólita “cacería de brujas” desatada se detuviera, o de lo contrario hasta el chofer o la secretaria de la ministra podrían quedarse sin chamba.


Porque la pregunta que debería hacerse la ministra no es: ¿Quién en PRODUCE es miembro de la Lista Oannes, seguidor o datero de Oannes?, sino más bien, ¿Quién que trabaja en el sector pesquero o acuícola no es seguidor de Oannes? Puede parecer presumida esta aseveración, pero quien trabaja en el sector, sabe que en las redes de Oannes encontrara siempre información actualizada y diversos puntos de vista sobre el sector.


Si se tiene formación profesional adecuada, es más fácil discernir entre diversos puntos de vista, cual podría ser el más acertado. Ese criterio para decidir se forja con los años, el funcionario público que no lo tiene, puede escuchar muchos puntos de vista, pero al decidir, siempre tendrá que dejar al albur su decisión, porque sin el criterio adecuado, solo lanza una moneda al aire y la suerte gobernara el sector. Peor aún si escucha solo una posición, finalmente termina por convencerse y seguir un dogma.


La cuarentena nos ha dado tiempo para bucear en algunos archivos públicos, como por ejemplo, el registro de visitantes al PRODUCE, lo hemos revisado desde el 2018 hemos encontrado muchos visitantes asiduos de la institución, la ministra, viceministra y asesores. Nos hemos quedado sorprendidos. Y habrá tiempo para comentar en detalle este registro. Pero creo que una prensa seria, debería bucear en el también.


Digamos que ahora tenemos más claro quien le habla al oído a la Ministra. Es curioso, pero organizaciones peruanas con 23 años de existencia como Oannes, conectada con todo el sector, que ha pedido por carta más de una vez una cita con la Ministra y Viceministra, no ha sido recibida nunca. Hasta los hemos invitado a eventos, pero solo hemos recibido un saludo protocolar por cumpleaños, que aunque lo agradecemos no es lo que buscamos del Ministerio de la Producción o su Ministra.


Sin embargo organizaciones extranjeras establecidas en el Perú, con mucho dinero proveniente de filántropos extranjeros, que pueden ser muy bien intencionados, pero que no conocen la realidad pesquera peruana, y ni siquiera son representativas en Perú; pero son recibidas por todas las instancias del ministerio, más de una vez. Estas organizaciones mantienen una planilla de funcionarios y oficinas, pero nadie sabe que otras intenciones existen atrás de todo este enorme soporte financiero. Sin embargo proyectan sin reparos un proteccionismo a ultranza, contrario por completo a nuestro pensamiento conservacionista, donde la ciencia es la columna vertebral de la sostenibilidad de los recursos.


Los peruanos tenemos pleno de derecho de pescar en nuestro mar nuestros recursos, pero privilegiamos los intereses chilenos a los nuestros y desde el 2011, los gobiernos de turno, solo le hacen el juego a la estrategia chilena de defensa de las 5 millas, que Chile no respeta para que le protejamos la anchoveta que regresa a sus costas.


De la misma manera este gobierno se deja llevar por los propósitos chilenos de acaparar las cuotas de pesca de jurel en altamar, usando como recurso de presión a la Organización de Ordenamiento Pesquero del Pacifico Sur (OROP PS) sin tomar en cuenta que Chile ha compartido su mar con la CONVEMAR y nosotros no. Por lo que la soberanía de los recursos dentro de nuestras 200 millas sigue siendo plena.


Hoy después de todo lo acontecido, y con algunos adelantos de nuestros “dateros silentes”, podemos decir que la biomasa estimada por el IMARPE para la II Temporada del 2019, es bastante menor que la que aparece ante los ojos e instrumentos del crucero de verano en plena ejecución.


Las preguntas que surgen de inmediato son diversas. ¿Creerá ahora la ministra en la biomasa que reporte el IMARPE? o ¿Seguirá escuchando las voces proteccionistas que martillan su oído? o ¿tal vez lo que le machacan es su odio a la industria pesquera formal? ¿Ese odio es compartido por el presidente?


Preveíamos que la crisis del coronavirus de Wuhan iba a traer serios problemas y los trajo. El país entero debe y va a sobrevivir a esta prueba con solidaridad y respeto a los demás, la cuarentena es necesaria y la entrega de médicos, trabajadores, fuerzas armadas, etc. Debe ser reconocida por todos. Lo que nos preocupa es lo que vendrá después.