Salir de la cuarentena a pescar...y vender

Autor: Francisco J. Miranda Avalos, Presidente de la J. Directiva de la ONG Oannes

jueves 7 de mayo de 2020

Salir de la cuarentena a pescar...y vender

Quiero agradecer a todos nuestros seguidores, la comunidad de nuestro Fan Page de Facebook ha crecido significativamente en los 51 días de cuarentena, eso quiere decir que no estamos haciendo las cosas mal. Una lectoría superior a las 60,000 personas en todas nuestras redes era inimaginable en 1996, cuando fundamos esta red y no éramos mas de 60 personas. Hoy solo Facebook tiene un poco más del 40% de esa lectoría, y todos los días crece.


Como fundador, administrador de la red y presidente de la junta directiva de la organización, sería una locura decir que me aburro. Estoy cansado de no poder salir a las playas a bucear o navegar, sin embargo las conversaciones con tantas personas que nos siguen día a día, son inagotables. Leemos y escuchamos cientos de aportes y es realmente difícil organizarlos para hacer un resumen de todas ellas de manera periódica. Tratamos de llevar su voz a toda la comunidad de la mejor manera con nuestras editoriales, ya que en estas redes hay de todo tipo de personas, con diferentes experiencias y diversas formas de pensar.


Gracias por estar siempre con nosotros, después de 24 años de existencia estamos convencidos que la pesca y la acuicultura peruana está destinada a ser líder en el mundo en el abastecimiento de proteínas de calidad, el camino es largo, hay muchos mitos que romper, mucha gente que capacitar, grandes inversiones que realizar y sobre todo bastante que consensuar.


Revisamos la Sala situacional del COVID 19 y extrajimos un dato importante para comenzar nuestro análisis. En Perú, la tasa de letalidad es de 2.8% una tasa por cierto baja comparada con otros lugares del mundo. Sin embargo una de las mejores noticias de los últimos días ha pasado desapercibida por todos: Ahora estamos en el Perú en condiciones de bajar esta tasa.


Nos queda claro que seguir al pie de la letra las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), no ha sido una buena receta. Ya algunas personas están acusando a la OMS como causante de un “genocidio”, situación que de ser cierta transformaría la crisis en otra mucho más complicada.


Muchos aquí en este foro conocemos de biología; si se nos muere una población de peces de una piscina, inmediatamente procederemos con la disección o necropsia, para poner en práctica las lecciones de Ictiopatología, y descubrir la razón de la mortandad y corregir el manejo de la crianza.


Desde el inicio de la cuarentena la gran incógnita que siempre planteamos a muchos médicos (tenemos muchos en el foro) era; ¿Por qué no se hacían autopsias o necropsias? La respuesta siempre fue que había que seguir las recomendaciones de la OMS, que equivocadamente o no, nos decía que los cadáveres podían transmitir el COVID 19. Olvidando que la ciencia forense, puede usar trajes protectores de alto nivel de seguridad para la realización de estas necropsias tan importantes para la investigación de esta enfermedad que nos asola.


La Resolución Ministerial 240-2020-MINSA, cambia por completo la batalla contra el COVID 19 en el Perú, generando un protocolo médico para el tratamiento de los pacientes con esta enfermedad, incorporando la experiencia de médicos italianos, españoles, norteamericanos y también peruanos, que se dieron cuenta que la neumonía, que mataba a los pacientes de COVID 19, puede evitarse con un tratamiento desde el inicio, con antipiréticos (para bajar la fiebre) y antiinflamatorios, y anticoagulantes en caso que los pacientes generen micro coágulos o “mini trombos “ en jerga médica, que los lleva irremediablemente a un cuadro de neumonía, donde 8 de cada 10 pacientes mueren incluso con los respiradores.


Esta acción del Ministerio de Salud, es para nosotros la noticia más importante de las últimas semanas. Ahora tenemos la esperanza de un tratamiento que puede reducir la tasa de mortalidad del virus. Y esto es una gran noticia.


Tomará todavía algunas semanas la implementación del protocolo y también tomara algunas semanas que los resultados entren en la estadística.


Esta es la primera vez en la historia de la medicina y de las epidemias, donde se pone en cuarentena a enfermos y sanos, cuando lo adecuado ha sido siempre poner en cuarentena a los enfermos y separarlos de los sanos.


Aceptamos esta cuarentena entendiendo que no evitaría los contagios, pero le daría tiempo al gobierno para implementar nuestro sistema de salud y subsanar sus claras deficiencias, en camas, médicos, y servicios de Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Lo que esperábamos ver después de 50 días, no es lo que estamos viendo y eso es una mala noticia, más aun “at portas” de reiniciar progresivamente la vida económica del país.


Quizá (a manera de sugerencia) el MINSA y ESSALUD deberían apostar por mejorar un programa de telemedicina para implementar este nuevo protocolo de forma más expeditiva.


Durante la cuarentena la pesca de Consumo Humano Directo (CHD) está pescando y está autorizada a pescar, pero hay desacuerdos entre los diferentes gremios de pescadores (Organizaciones Sociales de Pesca Artesanal - OSPAs), sobre todo con las OSPAs que tienen control de los Desembarcaderos Pesqueros Artesanales (DPAs) en todo el litoral, eso ha significado que varios DPAs estén abriéndose y cerrándose de maneras un tanto “caprichosas” y han perjudicado a algunos pescadores artesanales, que en caso extremo han tenido que botar su pesca al mar; porque hay DPAs que no quieren recibir su pesca. Ciertamente ha habido mucho desgobierno, ausencia de autoridad y desconcierto en ello.


Por otro lado está el tema del mercado, que obviamente está en el suelo. La red HORECA (Hoteles, restaurantes y catering) se ha caído en todo el mundo, esto reducirá la demanda sustancialmente y por consiguiente la captura deberá regularse, lo mismo que el precio. Pero algunos pescadores no lo comprenden.


Hemos propuesto en varios foros la implementación de saladeros o puntos de abastecimiento de sal. Hay que salar como hacíamos antes. Nosotros creemos que este problema de una pesca superior a la demanda del mercado continuara algunos días, ya que algunos pescadores no entienden aun la caída del mercado y los DPAs no saben que hacer con la pesca si la recepcionan. Otra solución, previa comprensión del problema, por supuesto, es el ahumado. Salar la pesca o ahumarla, agrega valor, prolonga vida del producto de la pesca y tiene un valor diferente, es mucho mejor que botarla al mar.


Como dijimos en nuestra última editorial, ya estamos viendo parte de la transformación del proceso de comercialización que ha producido el COVID 19, el proceso de venta por delivery ha comenzado a crear sus espacios en todo el país. Y esto si es una novedad en el Perú, ya que el delivery de productos hidrobiológicos congelados era inusual en el Perú.


El Consumo Humano Indirecto (CHI), ha tenido problemas de coordinación con PRODUCE, que por alguna razón parece que no ha colaborado adecuadamente con los actores, sin embargo el CHI representa las 2/3 partes de la producción pesquera nacional. Hace dos semanas se les autorizo a que previa implementación de un protocolo de seguridad COVID 19, hicieran mantenimiento de plantas y barcos. Pero no se coordinaron esos protocolos, por lo que cada empresa tuvo que establecer un protocolo propio y la mayoría ha requerido la certificación de certificadoras de prestigio para validar esos protocolos. En otros países pesqueros como España y Chile estos protocolos para la pesca se crearon concertados y están funcionando.


El crucero de verano del IMARPE, se truncó con el inicio de la cuarentena, pero luego se reinició y termino, pero PRODUCE decidió hacer un crucero rápido de 15 días que termino el viernes y aun se espera que se revele la información de la biomasa, pero el IMARPE sigue con mucho secretismo, como si esta información fuese cuestión de estado.


Tenemos información de muchos pescadores que integran nuestra red, de que la anchoveta esta grande y también hemos tenido trascendidos sin confirmación que nos hacen creer que el IMARPE calcula que la biomasa total del stock centro norte, de alrededor de 10 Millones de toneladas de anchoveta, con lo que siguiendo los procedimientos del IMARPE de los últimos 20 años, se espera que se determine una cuota permisible del captura de máximo el 35% de la biomasa total calculada, es decir máximo 3.5 millones de toneladas.


La demanda de harina y aceite de pescado está muy fuerte, China ha salido de la cuarentena con una gran demanda y pocos stocks en sus almacenes, por lo que se habla de precios de harina superiores a US$1800 x TM y ni qué decir del aceite. Que PRODUCE determine, 2 o más de 2.5 millones de TM como cuota permisible de captura, favorecerá al sector que viene de pescar un tercio de la cuota de la última temporada. Esperamos que la cuota permisible de captura se de esta semana para comenzar la temporada de pesca en los próximos días.


Las reservas monetarias del país, se acumularon con esfuerzo de años por todos los peruanos, que pagamos impuestos, directos e indirectos, pero principalmente gracias a la recaudación del Impuesto a la Renta (IR) de las empresas. Hoy nos damos el lujo de solventar parte de la crisis con el 50% de ellas.


La actitud antiempresa o antiindustria de muchos políticos populistas, ha sido evidente antes y durante la crisis, sin embargo son las empresas las que solventan al estado y al gobierno. Muchos burócratas o políticos nunca han experimentado la responsabilidad de manejar una planilla, la regularización de impuestos, el proceso de selección de personal, la inversión en equipos, infraestructura y comodidad para el lugar de trabajo. No saben lo que es formar personas, motivarlos. No tienen idea de lo que significa invertir en marketing, ponerse la camiseta y salir a la calle para atraer o atender clientes. No tienen idea de lo que es pedir prestado para no retrasar un día los pagos o despedir a un empleado mirándolo a los ojos.


Hacer empresa en el Perú es heroico. Y los políticos no son capaces de comprender todo esto, solo piensan en como exprimir al empresario de cualquier tamaño. Olvidando por completo que un 60 % de la población vive en la informalidad o la ilegalidad. Una población que como moraleja de esta crisis debe integrarse a la formalidad cumpliendo las leyes, para aumentar la base de contribuyentes que nos ayuden a reconstruir las reservas y hacerlas crecer mas aun. Para poder enfrentar cualquier otra contingencia futura.


Al salir de esta cuarentena amigos de Oannes, nos queda claro, que hay un camino médico para reducir sustancialmente la tasa de mortalidad por COVID 19 a niveles de “cero”, pero el Perú no ha podido implementar adecuadamente su sistema de salud en 50 días. Así que a quienes salgan a trabajar, solo les queda, lavarse las manos, no tocarse la cara, usar una mascarilla para prevenir el contagio, mantener una distancia social lo más que se pueda…y lo que queda después de seguir todos los protocolos de seguridad:… es decisión divina.