Fuente: Fish Information Services, FIS

Ecuador - Regulan actividades pesqueras en Galapagos

Katty Idda

jueves 7 de marzo de 2002

La Autoridad Interinstitucional de Manejo de la Reserva Marina de Galápagos
aprobó durante su última reunión las normas que regularán las capturas de
las principales especies extraídas por la actividad pesquera artesanal. La
normativa, que por primera reglamenta las actividades pesqueras por un
periodo de cinco años, establece las zonas de pesca; los tamaños mínimos de
extracción; las temporadas de pesca; el esfuerzo pesquero; y las artes de
pesca, que regularán las capturas de las principales especies comerciales de
Galápagos.

Se acordaron los siguientes puntos:

la extracción de canchalagua se limitará a las zonas cercanas a los centros
poblados;

se establecerán semilleros a partir del año 2005;

se establecerán los criterios de manejo para las pesquerías de churo y
pulpo, pudiendo en la actualidad ambos recursos ser extraídos y
comercializados siempre que se destinen al consumo local;

se podrá capturar atún siempre que sólo se utilicen líneas de mano, cañas y
señuelos;

el tamaño mínimo de la cola para la extracción de langostino deberá ser de
15 cm;

estará prohibida la extracción de hembras de langostino con ovas; y

se autorizará una cuota anual de extracción de pepino de mar, basada en la
densidad poblacional de esta especie, que como mínimo deberá ser de 0,4
pepinos maduros (de más de 22 cm de largo) por m2.
En la reunión se acordó además que el Parque Nacional Galápagos deberá
establecer, con la Estación Científica Charles Darwin, un programa de
monitoreo de pesca, y que ambas instituciones en conjunto con el Sector
Pesquero Artesanal deberán elaborar un Plan Piloto de Pesca de Altura para
la Reserva Marina, que consistirá en realizar faenas de pesca en mar abierto
con la ayuda de buques nodriza que servirán como centro de acopio y que
serán abastecidos por las embarcaciones artesanales autorizadas a trabajar
en Galápagos. En total se autorizará a seis buques nodriza a operar bajo
convenios de cooperación, debiendo cada uno de ellos llevar a bordo a un
observador permanente, que recopilará información socioeconómica y
biológico-pesquera durante cada viaje.

Por Katty Idda
FIS Latino