Fuente: El Diario del Fin del Mundo, Ushuaia

Argentina - Proponen instalar una población permanente en Antártida

(Foto) De Articulo original

miércoles 14 de agosto de 2019

Argentina - Proponen instalar una población permanente en Antártida

EFEMÉRIDES 13/08/2019

EL 13 DE AGOSTO DE 1954...Este día, el general Hernán Pujato presenta “un informe al secretario de Defensa Nacional” en el que propone “la instalación de una población permanente en Cabo Primavera, compuesta por diez grupos de familias –militares y civiles- que permanecerían allí tres años junto a animales y vegetales de regiones frías (visones, marta, cibelina, cabras del norte de Siberia, pino enano de Siberia, etc.) y que recibiría el nombre de aldea o caserío San Lorenzo” (Pablo Fontana. La pugna antártica).

Pujato consideró que la permanencia de “esos primeros pobladores (…) con los hijos que vendrán y con las posibles actividades que en ese medio se podrán desarrollar; harán por los derechos del país más que todo cuanto hasta hoy se ha hecho”.
“Amplios estudios se llevaron a cabo para concretar aquel poblado y Mabelle Mottet, esposa de Jorge Mottet, segundo de Pujato en la Base San Martín, envió una carta (…) al presidente Perón solicitando le permitiese ser la primera mujer argentina en vivir en la Antártida. Por otro lado, se dispuso que su esposo realizara el verano siguiente un reconocimiento del Cabo Primavera para comenzar con los preparativos del poblado que sería instalado en la campaña 1955/56”.

Ese año se sumó el rompehielos “General San Martín”, que sólo la perseverancia de Pujato pudo concretar. Dado que en reiteradas ocasiones fue descartado por el gabinete nacional debido al alto costo de su construcción. El general no se amilanó, realizó gestiones y logró un acuerdo con un astillero alemán para su construcción a un costo sustancialmente menor al presupuestado.

Todos estos antecedentes estratégicos en la defensa de la soberanía en el territorio antártico, fueron dejados de lado por las autoridades de facto implantadas a partir del golpe de estado de 1955, que archivó los planes elaborados por Pujato, quien regresó a Buenos Aires, tras 24 meses en la Antártida.

Pujato presentó un exhaustivo informe sobre su desempeño. “Aunque sea difícil de creer, nuevamente fue despreciado en forma ignorante por mezquinos burócratas. Sus logros no fueron publicados (…) La miopía política de los nuevos hombres en el gobierno los llevó a extremos irracionales al ignorar los descubrimientos geográficos que Pujato había realizado y la toponimia argentina que se había impuesto” (op.cit.).

El general se vio obligado a pedir su retiro y marcharse con su familia al extranjero.