Fuente: Diario Correo, Chiclayo

Perú - Proyecto de maricultura continúa paralizado para pescadores

Fotos: Correo

lunes 12 de agosto de 2019

Perú - Proyecto de maricultura continúa paralizado para pescadores

Aunque la Isla Lobos de Tierras se ubica en Lambayeque, este banco genético natural de conchas de abanico no puede ser utilizado hasta que se levante la veda y se determine el porcentaje de explotación tanto para la región como para Piura

10 de Agosto del 2019
Textos: Alicia Tovar

La Isla Lobos de Tierra es un banco genético natural que podría representar un salvavidas para los pescadores artesanales a través de la extracción de conchas de abanico.

Sin embargo, el proyecto está paralizado en las principales instituciones de este sector como Imarpe (Instituto del Mar del Perú) y el Ministerio de la Producción.

PUBLICIDAD

inRead invented by Teads

Sin haberse definido el porcentaje de explotación para la región Lambayeque, los pescadores artesanales siguen enfrentando tiempos de crisis debido a los fuertes oleajes y las temporadas de friaje.

DETALLE
El 20 de febrero de este año, la Gerencia de Desarrollo Productivo de Lambayeque fue citada a una reunión con el jefe de la Reserva Sistemas de Islas, Islotes y Puntas Guaneras del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), Oscar García Tello.

El encuentro se realizó en la región de Piura con otras instituciones involucradas en el estudio y conservación de la Isla Lobos de Tierra, un paraje natural asentado en Lambayeque.

Entre los asistentes a la reunión acudieron representantes de Imarpe, Sernanp, la Municipalidad Distrital de Sechura y de consejos de maricultores de las playas piuranas de Matacaballo, Vichayo, Puerto Rico y Los Barrancos.

Por estar ubicada a un kilómetro del límite con Piura, pescadores de esta región y Lambayeque están interesados en el potencial de producción de conchas de abanico en la Isla Lobos de Tierra.

En efecto, dicha reunión se orientó a discutir el stock de esta especie marina y su posible extracción tanto para Lambayeque como para Piura.

De acuerdo al informe N° 04-2019-GR, al que accedió Correo, los representantes de Imarpe confirmaron que la evaluación poblacional de conchas de abanico realizada en la Isla Lobos de Tierra en octubre de 2018 determinó un stock de 23 mil toneladas de recurso explotable.

Sin embargo, para acceder a esta capacidad, el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (Sanipes) informó los requisitos para obtener el protocolo técnico de habilitación sanitaria para embarcaciones.

En aquella oportunidad, el jefe de la Reserva Islas, Islotes y Puntas Guaneras de Sernanp reiteró que “existe la necesidad de fortalecer acciones de desarrollo de la pesquería y acuicultura sostenible del recurso concha de abanico”.

Para continuar con las coordinaciones técnicas, se acordó realizar una reunión birregional entre los gobiernos regionales de Piura y Lambayeque con el propósito de iniciar la “elaboración del programa y/o plan de manejo para el posible aprovechamiento del recurso concha de abanico en la Isla Lobos de Tierra).

Este nuevo encuentro fue anunciado para el 7 y 8 de marzo y contaría con representantes de la actividad pesquera artesanal y acuícola de ambas regiones pero tal como confirmó el gerente de Desarrollo Productivo de Lambayeque, Educardo Jacinto Teque, el proyecto nunca se materializó.

PENDIENTE
Según explicó el referido funcionario, levantar la ordena de veda que rige en la Isla Lobos de Tierras es el primer paso para obtener la extracción de conchas de abanico. Una vez anulada esta prohibición de actividad pesquera, se necesitará la firma de un convenio para señalar la cuota o porcentaje de extracción que corresponderá a Lambayeque y a Piura.

Pero también se requieren reglas claras para la regulación de la actividad pesquera en esta extensa área natural a fin de proteger la sostenibilidad de sus recursos hidrobiológicos. En ese sentido coincidió el presidente de la Asociación de Pescadores y Maricultores San Pablo, Jesús Pablo Galán Samillán.

Este dirigente lleva más de 10 años impulsando un proyecto de cultivo de concha de abanico en la Isla Lobos de Tierra.

En base a esa experiencia y otros estudios realizados el Ministerio de la Producción e Imarpe, reconoce el potencial que permanece agazapado en las profundidades de la Isla Lobos de Tierra.

Los estudios de la biomasa y población de concha de abanico en esta isla natural demostraron que existieron más de 7,500 toneladas de este recurso que desaparecieron debido al fenómeno El Niño de 1997.

Sin embargo, se volvió a encontrar el recurso en septiembre del 2000. A partir de ese año el volumen del recurso fue variando dependiendo de la nula o intensa actividad extractiva hasta que se determinó imponer una veda.

Galán Samillán precisó que para una vez que Imarpe levante la prohibición de pesca, se necesitará implementar el plan de manejo de concha de abanico a cargo del Ministerio de Producción.

“Estamos esperando que se levante la veda para dar inicio al cultivo de concha de abanico. Eso podría dar trabajo a unos 15 mil pescadores durante una buena campaña”, agregó el dirigente quien también es coordinador técnico en la Isla Lobos de Tierras en representación de Lambayeque.

Para este dirigente, las anteriores gestiones no asumieron con responsabilidad la promoción de la acuicultura como una actividad productiva. El segundo paso, según dijo, después de lograr que se levante la veda es obtener la habilitación sanitaria de Sanipes.

“Si se levanta la veda, en los años siguientes (la concha de abanico) ya está en su tamaño comercial. Pero no lo podemos vender porque no tenemos la habilitación sanitario”, detalló.

Otro recurso indispensable es el Estudio de Línea de Base que ha iniciado Imarpe preliminarmente -con dos evaluaciones- para determinar todos los recursos disponibles en la Isla Lobos de Tierras y los factores que podrían afectar su cultivo.

“Hemos hecho un pedido para que se levante la veda y se haga un plan de manejo. Hay documentos que tienen el visto bueno del Sernanp pero tememos que existan otros intereses. Lamentablemente, los gran mayoría de pescadores se dedican a la extracción y no al cultivo, a la maricultura”, remarcó.