Fuente: El Universo, Guayaquil

Ecuador - Mar estara agitado mañana y el domingo

viernes 25 de enero de 2002

La Armada del Ecuador, mientras dure la temporada playera, realizará
patrullajes por aire, mar y tierra.

Aunque no serán de mayor altura, la frecuencia con que se presenten las olas
este fin de semana será superior a la usual en la Costa ecuatoriana,
conforme las predicciones de organismos especializados, como National
Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA).

Esta situación se dará por la convergencia de vientos del sur y este en el
océano Pacífico que hará que se formen con mayor frecuencia olas en el mar y
que llegarán hasta la Costa ecuatoriana.

Tamaño normal

Las olas sin embargo no rebasarán el tamaño promedio de 0,90 metros y 1,5
metros como máximo en pleamar, según explicó el teniente de navío Rodney
Martínez, subdirector científico del Instituto Oceanográfico de la Armada
(Inocar).

"Hasta el momento, de acuerdo con la información recibida de organismos
internacionales, no se percibe la presencia de olas de gran altura para este
fin de semana en la Costa del Ecuador", puntualizó Martínez.

Precauciones

Recomendó a los usuarios de las playas tomar las debidas precauciones para
evitar accidentes que lamentar.

Martínez anunció además que el próximo aguaje tendrá lugar entre el 29 y 31
de enero y, debido a que coincide con el perigeo lunar del 30 del mismo mes
(cuando la Luna y la Tierra se encuentran en su punto máximo de
acercamiento), será de igual intensidad que los ocurridos el 13 y 14 de
enero pasados.

Para entonces se prevé olas de hasta 2,5 metros de altura que afectarán los
malecones de las ciudades costeras.

Debido a estas predicciones, las autoridades marítimas y municipales adoptan
medidas para la seguridad de los turistas y lugareños.

La situación podría complicarse de coincidir la creciente del mar con las
lluvias propias de la estación invernal.

La Primera Zona Naval hizo público ayer, a través de un boletín de prensa, u
na serie de recomendaciones que deben ser acatadas por los bañistas con el
propósito de evitar accidentes en las playas.