OANNES EDITORIAL
Santa Rosa de Lima ilumínanos!…No a la desinformación!
30 de Agosto del 2017

Autor: Francisco J. Miranda Avalos - Presidente de la J. Directiva de la ONG Oannes

    A principios de este año falleció nuestro director de prensa, Raúl Fernández Menacho. Compañero de colegio, pescador submarino, co-participe de ideas, periodista amplia de trayectoria, pero sobre todo educador. Una de nuestras mas frecuentes discusiones era sobre la labor de la prensa en la educación. Y una de nuestras reiteradas conversaciones fue la creación de los diarios “Chicha” con su “Jerga” o “Replana” y sus odas a la incultura. Para los que no saben, el diccionario de la Real Academia de la Lengua (RAE), nos dice que la replana, no es mas que un modismo peruano que se refiere a la “jerga de los delincuentes”.

El mayor aporte de los diarios “Chicha” probablemente ha sido la creación de una subcultura de la desinformación, un mundo donde “el fin justifica los medios”, es decir, donde el manejo de una demagogia psicosocial de la población era mas importante para una estabilidad política que su educación. Ahí no interesa si la información es debidamente verificada, no importa si es verdad o no lo que se dice, solo importa llegar al lector, con lo que se pretende sembrar en el.

Por eso quizá, siempre nos esmeramos en resaltar, que Oannes no es un “medio de prensa”, sino un sistema de información y dialogo que promueve la cultura marina, para generar políticas de administración eco-amigables y sostenibles de sus recursos. Ergo, lo que hacemos aquí, será promover educación y formación de pobladores costeros y ribereños, con información científica, técnica y sobre todo veraz. Eso obviamente “no vende”, así que asumimos nuestra realidad como asociación sin fines de lucro; trabajaremos con voluntarios, y nuestras finanzas serán producto de aportes o donaciones a la causa de la formación de una cultura marina y un consenso basado en el dialogo alturado.

En los últimos días, la desinformación en el sector ha reinado. Pero quizá lo peor, cada día que pasa, nos enfrentamos a la realidad de una prensa que no investiga ni verifica, solo informa superficialmente, sin análisis, ni conocimiento.

Raúl decía que gran parte de la responsabilidad de estas cosas estaba en el estado mismo, que no sabia comunicar, ni mucho menos lo que significaba formar “opinión publica”. A lo que yo alegaba, que era una responsabilidad compartida, por que si bien coincidía con el, en las fallas comunicativas del estado, tenia claro que los periodistas con su lema: “Saber de todo un poco”, no contribuían en nada a la formación de una adecuada y educada “opinión publica”, por que no se preocupaba ni le interesaba entender lo que difundía, ni mucho menos educar, cosa que creo es una labor que la prensa no asume, aunque le corresponde.

Es más, yo agregaba que el pensamiento de un periodista se parecía al de “Sendero Luminoso”, sobre todo en aquello de “exacerbar las diferencias”, ya que si bien para este grupo terrorista este propósito conducía al caos social que permitía la aparición de un “Sendero Luminoso” ordenador del caos que ellos mismos crearon con insana intención. Para la prensa, el caos producto de la desinformación vendía muchos periódicos y tenia fines mercantilistas. Lo que la hacia fácilmente manipulable, por operadores conscientes de estas sutilezas.

Por supuesto, mi buen amigo Raúl pegaba el grito al cielo defendiendo la integridad ética de su gremio periodístico, pero yo sabia que en el fondo le había dado un golpe al hígado…de hecho se que puso mucho énfasis en este tema en su cátedra mientras fue profesor en la PUCP y sus alumnos no me dejaran mentir.

La CONVEMAR, la pesca de arrastre, la acuicultura, el control satelital, la anchoveta, la OROP, la certificación de pesquerías, la contaminación marina, los peces genéticamente modificados, las cuotas de pesca y muchos otros temas mas, requieren de un análisis mas profundo que el que la prensa nacional le da. Mas si utiliza como fuentes, a voceros que poco o nada conocen del sector y que mas que nada tienen intereses políticos, donde el aparecer en diversos medios diciendo cualquier tontería representa una exposición mediática necesaria para mantener su vigencia política.

El viejo dicho “miente, miente que algo queda”, se convierte entonces en una herramienta de gestión mediática, donde como ya he dicho antes “en esta era de la información, la desinformación reina”.

De nada sirven entonces, los años de estudios universitarios, ni los años de experiencia en las plantas, en los barcos o en los centros de acuicultivo, y ni que decir el uso de la metodología científica en estudios diversos; de los que pueden aclarar las vaguedades, mentiras o imprecisiones soltadas alegremente. Parece que es mas importante escuchar a aquellos que aprendieron de la materia quizá por decires, o tal vez por osmosis, por que su padre fue armador pesquero o conservero, su hermano fue acuicultor o pescador y su tío manejaba una panga.

La prensa debe aprender a investigar, a verificar, a consultar fuentes divergentes, pero sobretodo fidedignas, a especializarse en una materia y solo así tendrá derecho a llamarse el “cuarto poder”. El mal dato de solo una “buena fuente” no es periodismo, es basura, es desinformación, es “chicha”, es un ataque a la educación y una falta completa de responsabilidad periodística.

Por eso en este especial día, le pedimos a Santa Rosita de Lima, depositando en su querido pozo una carta virtual, que solo dice: “Ilumínanos por favor, no permitas que entre los peruanos y sobretodo entre los pesqueros, acuicultores y amantes del mar en general, reine el mundo de la desinformación”.


COMENTARIOS
Imagen Participante
ONG - OANNES
© Portal Oannes "Señor de las Olas" Ver 4.0.1, Derechos Reservados de Ong - Oannes,
Foro Hispano Americano de Intercambio de Información sobre Temas de Mar.
Agosto 2011, Lima - Perú.